top of page
  • Foto del escritorKristel Gonzalez

Azul índigo o Añil

La planta de índigo, es sin duda alguna la mejor opción para extraer el color azul en su forma mas natural posible, no solo por la calidad de tonos azules que puede extraer sino por su durabilidad y su estabilidad, sin embargo se debe de tener cuidado a los cambios de pH tanto en el proceso de extracción como al usarlo en papeles o textiles que no sean libres de acido.


Hay varios procesos de hacer extracciones de índigo. A continuación se describen tres métodos diferentes, las cantidades dadas son solo aproximadas, ya que solo se podrá aprender por experiencia qué cantidades funcionan mejor. Para lograr azules pálidos de deben de manejar menor cantidad de hojas y mas cantidad de agua, para azules muy fuertes y profundos funciona al revés.

Hojas de planta de añil

Para iniciar el proceso del índigo (descrito en la segunda face), el agua a ocuparse debe mantenerse a una temperatura de 50 °C aproximadamente o bien nunca llegar o sobrepasar su punto de ebullición. Se puede hacer en una olla, frascos de vidrio o en un balde de plástico resistente.



PROCEDIMIENTO


PRIMER FASE

Las hojas se ponen en agua por lo menos una semana, este proceso de fermentación ocupa demasiada agua, ya que se debe de mantener la cantidad de agua para que las hojas liberen su color no dejando que se aplasten o se queden apelmazadas en el fondo de la tina o recipiente donde se esta fermentando, se debe de ayudar a oxigenar la mezcla moviendo regularmente el agua, en este punto el agua parcera de un color verde pero justo e el proceso de introducir oxigeno es el que ayudara a que el azul vaya manifestándose en la mezcla. Este proceso de oxigenación es vital, debido a a que es el esta oxidación la que ayuda a definir que tan profundo será el color azul al final del proceso. En el séptimo día se debe de colar el agua para quitar las hojas de la mezcla y poder seguir con el procedimiento.


Posterior a la semana de fermentación, se deberá de empezar a dejar secar para convertirlo en pasta. Se debe de dejar reposar un día para que por decantación el agua se separe de lo que será el pigmento. Entre los artesanos que se dedican a esta labor, en este paso le llaman al pigmento “lodillo azul” a esta pasta se le sigue quitando el agua ya sea con ayuda de un colador en un inicio, prensándolo con una tela o malla o dejándolo al sol para que evapore el agua restante. Esto resultará en unas piedras azules y esto indicara la etapa de secado final.


Recordemos que una vez que el procedimiento este listo no importa si el agua se enfría, es decir a medida que continua el procedimiento iremos bajando poco a poco la temperatura de modo que al finalizar el proceso el agua estará a temperatura ambiente, pero los primeros pasos serán vitales para que las hojas suelten su mayor capacidad de tinción, las fibras que se teñirán, ya sea papel algodón o telas orgánicas preparadas deberán ser libres de acido para no modificar nuestro tono deseado.


Añil ya pulverizado



INGREDIENTES

Se necesitan tres ingredientes para hacer este tinte en su forma mas simple:

1 parte en volumen de índigo ya pulverizado

2 partes en volumen de cal (hidróxido de calcio)

3 partes en volumen de fructosa, ya sea en jarabe o cristales (previamente disueltos) o miel pura de abeja

1 a 1.5 litros de agua



METODO 1

Esta fase usualmente es el primer encuentro con el añil, puesto que usualmente el pigmento que venden de forma comercial necesita ser procesado a partir de este punto.


Para no modificar la calidad del azul que la piedra de añil trae por naturaleza es necesario hacer un baño, es decir, se debe diluir el pigmento previamente pulverizado en agua completamente alcalina, lo que nos va a asegurar nuestra extracción sea azul. A grandes rasgos se puede recomendar usar aproximadamente 25 gramos de pigmento ya pulverizado para azules tenues y 50 gramos para azules oscuros. Sin embargo, casi todas las recetas estandarizan utilizar 100gramos para obtener el azul índigo que conocemos y debido a que dependerá si se usa ara teñir textiles o hacer inmersiones de papeles, mediante el uso y conforme pasa el tiempo se va deslavando el color.

Piedra de añil antes de ser pulverizado para procesar

Para este procedimiento, es recomendable hacerlo en frascos de vidrio lo suficientemente grandes para albergar hasta 2 litros de agua, y transparentes para poder revisar los procesos de reacción y poder corroborar que el proceso se este llevando de la forma correcta.



Se pondrá a hidratar el polvo del índigo y se deberá revolver hasta formar una pasta azul. Aproximadamente por cada 20 gramos se añadirán dos tazas de agua caliente, las pasta resultante deberá ser muy cremosa y de textura arenosa; se deberá añadir y mezclar la fructosa hasta que se tenga una mezcla homogénea.


En otro recipiente se deberá diluir la cal en agua caliente hasta que ya no tenga grumos y se irá añadiendo a la pasta poco a poco, si esto se hace en un frasco u olla preferentemente que no llegue al límite para que quede espacio para reaccionar y procurar que contenga tapa; se deberá dejar reposar al menos 15 minutos, podrás notar que la mezcla se empieza a tornar verde y empieza a separase una capa verde al fondo y una azul, posterior a esos 15 minutos de reposo De deberá mezclar de nuevo para que termine de reaccionar la mezcla y mantener el sedimento de forma activa en esta fase química de reducción; este paso se tiene que repetir 4 veces y podrás comprobar que se hizo de una forma correcta al tener 3 componentes: la espuma superficial llamada “flor de añil” o “flor de índigo”, el cuerpo de la mezcla que es de color azul con tonos verdosos y el sedimento o lodo en tonos verdes o marrones.

Durante de proceso de fermentación aparece una espuma azul o verdosa llamada "Flor de Añil"


En resumen se tuvo que haber mezclado 4 veces cada 15 minutos la primer mezcla, dándonos como resultado 1 hora de proceso de mezclado. Posterior a esto se debe de dejar reposar 12 horas, resultando una mezcla mas oscura y densa, es aquí cuando ya esta lista para ser utilizada para teñir o bien para usar como tinta. El lodo del fondo es importante y deberas de revolverlo de forma cuidadosa y sin meter aire a la mezcla antes de su uso; como se ha mencionado este pigmento se termina de fermentar y estabilizar por medio de la oxidación, en un inicio podrá parecer un azul verdoso o amarillento pero al paso del tiempo ira secando en un tono azul brillante o violáceo.



Tinta lista para utilizarse (método 1)


MÉTODO 2

Este método contiene una opción con variantes más tóxicas que el primer método explicado, sin embargo, puede resultar en más variaciones de tonalidades e incluso puede permitir el uso de diferentes variaciones que van desde el azul cerúleo hasta el azul ultramar (visualmente hablando).


Hidrosulfito de sodio

En este método se utiliza carbonato de sodio para hacer el agua de la mezcla alcalina, mas hidrosulfito para eliminar la mayor cantidad de oxigeno en el agua de la mezcla. El carbonato de sodio se puede sustituir por sosa de lavado como fuente alcalina y se puede usar dióxido de tintorea en lugar de hidrosulfito de sodio como agente desoxigenante. Recordemos que estos químicos son más tóxicos para nuestra salud y mas dañinos con el planeta, por lo tanto se deben almacenar en un frasco cuidadosamente sellado o de cierre hermético en un lugar oscuro y seco.



Se debe disolver tres cucharadas de sosa cáustica en cuatro cucharadas de agua caliente y dejar templar, recordemos que el agua nunca debe alcanzar su punto de ebullición. Posterior a ello se debe agregar tres cucharadas de índigo pulverizado para hacer una pasta suave de textura arenosa (de ser necesario se pueden agregar hasta dos cucharadas mas) y dejarlo reposar 30 minutos a que la pasta reaccione y podamos seguir el proceso.

En una olla o recipiente donde se pueda mantener el calor constante en el agua, se agregan uno o 1.5 litros de agua Y se añade la pasta azul poco a poco removiendo pero sin agitarlo lo suficiente para dejar entrar burbujas de aire al agua. Una vez ya obteniendo una mezcla homogénea de color amarilla verdosa se retira del fuego y se deja reposar por 30 a 45 minutos o hasta que la mezcla se haya formado una capa azulosa brillante en la superficie; Similar al método 1 se deben ver capas, una marrón o rojiza al fondo, una en el medio de color azul verdoso y una capa azul brillante en la superficie Para saber que esta lista y que el proceso se hizo de la forma correcta.




METODO 3

LEVADURA Y AZUCAR

Con este método se debe tener en cuenta que el


agua debe estar siempre, durante todo el proceso a una temperatura de mínimo 40°C y máximo 50°C. y añadir a dos litros de agua tres cucharadas de azúcar y dos de levadura hasta disolver completamente.


Se debe de poner a hidratar el añil; tres cucharadas de añil en tres o cuatro cucharadas de agua para formar una pasta homogénea y arenosa.


Se debe añadir poco a poco la pasta de añil a la solución de agua con levadura hasta disolverse y debe de taparse de forma hermética durante máximo 48 horas manteniendo los 40°C- 50°C o hasta que la solución se torne de un amarillo verdoso.



Posterior a esto de debe dejar enfriar para poder empezar a usarla.







7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MATERIALES PARA HACER LAS EXTRACCIONES

En realidad son materiales muy fáciles de conseguir, sin embargo, estos deben ser usados exclusivamente para esta actividad, debido a que aunque suelen ser recetas no tóxicas o de poca toxicidad, no d

Comments


bottom of page